::Vela – El velero del Reto Pelayo Vida visitaba esta tarde el CNC tras seleccionar a las cinco regatistas que en septiembre pondrán rumbo al Ártico en esta séptima edición.

El equipo del Reto Pelayo Vida visitaba esta tarde el Club Náutico Campello tras una intensa semana de selección del equipo que conformará la expedición al Ártico. A su llegada al CNC les esperaba el contramaestre del CN Campello, Francisco J. Pérez Sierra, junto al concejal de Deportes de El Campello, Cristian Palomares.

Una visita que se produce tras una intensa semana en Dénia para formar el equipo final de cinco regatistas que en septiembre pondrán rumbo al Polo Norte de la mano del Proyecto Pelayo Vida y de Diego Fructuoso, seleccionador nacional de la clase FINN.

La última prueba de dicha selección para participar en la expedición de este año partía desde La Marina El Portet de Dénia, finalizando en el Club Náutico Campello.

Las 12 finalistas se han dividido en dos grupos para esta prueba que consistía en una primera travesía a vela de Dénia a Ibiza (primer grupo); y de una segunda prueba, de Dénia a Alicante. Las finalistas provienen desde todos los puntos de España: Madrid, Valencia, Andalucía, Galicia, Navarra y Baleares.

El próximo mes de septiembre, cinco mujeres que han padecido cáncer vivirán la aventura del Ártico en su estado más puro en esta séptima edición del Reto Pelayo Vida: tendrán por delante más de 2.500 millas náuticas que las separa desde el puerto de Vigo al Círculo Polar Ártico, el famoso paralelo 66 Norte, frontera entre el océano Atlántico y el océano Ártico. Rodeadas de hielo, icebergs y glaciares, deberán navegar a temperaturas bajo cero, en aguas extremas sin ningún tipo de asistencia exterior.

Una prueba de resistencia para cinco mujeres que demostraron que sí era posible superar una enfermedad como el cáncer y que sí será posible recorrer esta distancia en un paraje espectacular pero a la vez muy agresivo debido a sus temperaturas extremas.

El Reto Pelayo Vida es el mayor proyecto de sensibilización en la prevención del cáncer de mujer que existe a nivel internacional y que este año celebra su séptima edición.

Se trata de mujeres que dan visibilidad al cáncer y transmiten el mensaje de que pueden ser felices tras vencerlo. Se convierten en portavoces de esperanza para otras mujeres que lo han padecido o lo sufren en estos momentos y animan a superar la enfermedad a través del deporte y la alimentación. Además, hacen un llamamiento para que la detección precoz del cáncer de mujer no dé un paso atrás como consecuencia de la pandemia Covid-19.

Etiquetas

Artículos Relacionados

Close